post-image

El IOT no es el futuro, es el presente de las empresas

Formación fecha 12 julio 2019


Se asiste, en estos tiempos, a un proceso de innovación y transformación constante de las empresas, las actividades que desarrollan, sus infraestructuras y todos los hábitos y usos de la sociedad. Lo que hasta hace poco se veía como un futuro lejano es cada día más un presente.

 

 

EL INTERNET DE LAS COSAS (IOT)

 

El Internet de las cosas nos trae, entre otras las siguientes posibilidades:

 

  • La capacidad de que las máquinas se comuniquen entre sí.
  • Que los dispositivos electrónicos o digitales puedan entender un lenguaje convencional y expresarse en el mismo.
  • Que un refrigerador sea capaz de detectar un mal funcionamiento interno y comunicarse directamente con un servicio técnico que inmediatamente pueda hacer un chequeo remoto y un reajuste.

 

Todo esto se ha convertido en un futuro muy presente que proporciona una experiencia más satisfactoria en todos los planos y que revoluciona, como mínimo:

 

  • Los tiempos de cualquier proceso.
  • Los costes en casi todas las áreas a las que se aplican estos sistemas innovadores.
  • La efectividad.
  • La productividad.
  • El rendimiento.

 

 

LA NECESIDAD DEL IOT EN LAS EMPRESAS

 

La búsqueda de la competitividad es un objetivo prioritario en las empresas. Las nuevas tecnologías, en su aplicación en casi todos los ámbitos de las mismas, son actualmente uno de los principales factores de esa competitividad.

 

Si una empresa mejora su cadena de producción mediante sensores que mandan una información exacta y en tiempo real a los centros de procesamiento y estos son capaces de analizar de inmediato dicha información y tomar decisiones que mejoran el rendimiento o corrigen cualquier déficit, será más competitiva que la que no lo lleva a cabo.

 

Las cosas, los objetos, son mucho más rápidos, constantes y eficaces en muchas de las distintas rutinas que se desarrollan en una empresa que las personas. Sus memorias no tienen olvidos. Apenas sufren la fatiga y sus estados de ánimo no influyen en su rendimiento o concentración.

 

Alexa, de Amazon, se convierte en un perfecto asistente personal para ejecutivos y empleados en su trabajo. Es capaz de convocar una reunión, reservar las salas y disponer todos los medios necesarios para una presentación óptima.

 

El horno inteligente es capaz de comunicarse con el smartphone del chef principal para avisarle del estado del asado o el estante de un supermercado puede lanzar un aviso al reponedor de que sus existencias están bajas y en qué cantidad necesitan ser repuestas.

 

 

DEFINIR UNA ESTRATEGIA EMPRESARIAL DE INNOVACIÓN

 

La innovación no solo consiste en ser capaces de lanzar productos diferentes a un mercado. Definir una buena estrategia empresarial de innovación en los procesos, hacer que la empresa funcione de una forma totalmente diferente y rompedora frente a otras es adaptarse a los tiempos y ritmos que la competitividad exige y pasar a marcarlos.

 

El Internet de las cosas es imprescindible ya en este proceso de adaptación estratégica y está generando nuevos modelos de negocio. Modelos que no se distinguen por ser innovadores en productos o servicios, sino por ser mejores, más eficaces, más rápidos u ofrecer una mejor experiencia al cliente. En definitiva, calidad.

 

Algunas empresas como Godelcorp y Accenture lo están aplicando en un proyecto piloto de una mina en Nicaragua para el control remoto de sus constantes y mejorar tanto la seguridad como la productividad.

 

En otros casos, como el de la empresa Campofrío, se aprovechó la necesidad de reconstruir su fábrica en Burgos para abordar un nuevo proyecto conectado, basado en el IoT, y con una producción plenamente automatizada. Esto ha dado lugar también a un cambio total en la estructura organizativa y en el desempeño y mentalidad de los trabajadores, generando una completa revolución interna.

 

El camino hacia la transformación de la empresa a través del IoT es necesario y el de la innovación estratégica aplicada a todos los procesos es el que conduce a la competitividad.