post-image

El fracaso como una de las bases del éxito empresarial

Formación fecha 27 julio 2019


El éxito empresarial no llega de la noche a la mañana. Comenzar un negocio nunca es especialmente sencillo. Incluso aunque optemos por una consultoría para el plan de negocio y su viabilidad, siempre existen cabos sueltos, proyectos que no acaban saliendo como queremos, productos que fracasan o inversiones que no se recuperan. Se trata de fallos empresariales que, tengan mayor o menor repercusión en la empresa, es necesario afrontar de la mejor manera posible.

 

Es innegable que todos vamos a tener no uno, sino varios fracasos durante nuestra trayectoria. La clave, no solo para saber afrontarlos, sino para minimizar los riesgos de sufrirlos reside en la existencia de una estrategia consistente y firme, a prueba de fracasos empresariales.

 

La historia nos dice que los grandes proyectos han nacido tras varios fracasos. Productos con una tímida tasa de ventas en sus orígenes y que terminan alcanzando un gran éxito, novelas que ahora están entre las más vendidas y que fueron rechazadas por las editoriales una y otra vez, actores o deportistas a quienes les dijeron que no llegarían a nada y acabaron siendo muy conocidos...

 

De hecho, si rascamos un poco encontraremos ejemplos de gente exitosa que ha pasado por momentos difíciles que han sabido convertir en fortalezas: Jack Ma, fundador de Alibaba, el competidor natural de Amazon, y el hombre más rico de China, cuenta en su haber con algún otro fracaso que, lejos de amilanarle, le ha servido para ser más fuerte. Otro buen ejemplo es el fundador de Kentucky Fried Chicken, el coronel Sanders, quien no alcanzó el éxito hasta pasados los 88 años y tras varios sonados fracasos…

 

 

5 CONSEJOS PARA LLEGAR AL ÉXITO EMPRESARIAL A TRAVÉS DEL FRACASO

 

Lo mismo sucede en los proyectos internos, que si sabemos hacerles frente, se convierten en toda una lección de lo que no debemos hacer y los caminos que no debemos seguir. Pero ¿de qué maneras podemos afrontarlos que sirvan para todo modelo de negocio?

 

 

EL FRACASO NO ES EL FINAL DEL PROYECTO. PUEDE SER EL PRINCIPIO

 

Nuestra empresa no se define con un único proyecto, un único producto o una única negociación. Fracasar en uno de estos aspectos es simplemente un bache en el camino, que nos hará tropezar pero no caer.

 

Si tenemos la constancia y la perseverancia suficientes para continuar después de una situación así, lo más probable es que tras probar varias cosas que no funcionan, acabemos encontrando la adecuada. Ya lo dijo Einstein "no he fracasado, solo he encontrado 10 000 maneras en las que esto no funciona".

 

 

EL ÉXITO EMPRESARIAL NACE DE LA REFLEXIÓN

 

Tras un fallo tenemos tres opciones: dejar de intentarlo, seguir adelante como si nada hubiera pasado o pararnos a observar qué es exactamente lo que ha sucedido y aprender de ello. Esta última opción es la que va a hacer que podamos seguir adelante con nuestro proyecto y, además, que termine siendo un éxito.

 

 

TEN SIEMPRE UNA VISIÓN GLOBAL

 

El fracaso es algo que puede llegar a ser muy subjetivo. Si lo afrontamos únicamente pensando en esa transacción fallida o en esa pérdida de la inversión, nos parecerá que lo que ha sucedido es lo peor que podía pasar. Aunque si lo miramos con un poco de distancia podremos ver que, aunque no haya salido bien, estamos llevando a cabo una serie de gestiones que no habríamos podido afrontar hace unos meses o, incluso, hace unos años.

 

Es como un deportista olímpico que no llega a quedar entre los tres primeros, o un actor que llega a un casting final y no consigue el papel. Probablemente lo vean como un fracaso, pero si miran todas las personas a las que superaron y que quedaron por detrás de ellos, se sentirán orgullosos y verán que en realidad están haciendo un buen trabajo.

 

 

UN FALLO NO TE DEFINE…

 

Los negocios tienen altibajos, y tenemos que asumirlo. Un fracaso no va a definir nuestra trayectoria, al igual que tampoco lo hará un solo éxito. Simplemente debemos sobreponernos, aprender todo lo posible y seguir adelante.

 

 

…PERO CÓMO LO AFRONTES SÍ

 

Saber sobreponerse, saber salir del atolladero, a pesar de las veces que caigamos ahí, sí que nos va a definir. ¿Cuántas veces has oído que Rafael Nadal estaba a punto de retirarse? ¿Que las lesiones y la edad le iban a pasar factura? Ahora nadie duda de la capacidad de resiliencia del tenista español quien no da una bola por perdida, dentro y fuera de la cancha.

 

Es esa capacidad de levantarse tras cada caída lo que infunde temor a sus rivales quienes coinciden en elogiar esa virtud de Nadal. Si lo extrapolamos al mundo de los negocios, el éxito empresarial es cuestión de tiempo si somos capaces de aprender de cada caída, de aplicar ese aprendizaje y de levantarnos en esos momentos.

 

En definitiva, los fracasos pueden darse: falta de análisis, optimismo exagerado, error de objetivos, fallo de time to market, etc.; son muchas las razones que favorecen este hecho. Sin embargo, anticiparse a él a través del análisis, del estudio, del ejemplo de otros, o de la visión de un tercero, va a minimizar los riesgos de sufrirlo optimizando, a su vez, las posibilidades de tu éxito empresarial.