post-image

¿Qué es un nómada digital?

Formación fecha 17 agosto 2021


Dentro del emprendimiento una de las figuras que están cobrando mayor pujanza es la del nómada digital. ¿Pero qué quiere decir exactamente este término? Es el que se refiere a los profesionales, generalmente cualificados, que utilizan las nuevas tecnologías de la información para llevar a cabo sus actividades profesionales. Para que, de esta forma, impulsen un estilo de vida que como la palabra dice es nómada. Es decir, optan por una forma de actuar y trabajar más innovadora y menos sedentaria.

 

No obstante, para convertirse en nómada digital no basta con la propia voluntad de serlo. Deben cumplirse con una serie de requisitos, por otro lado nada exigente para el hombre moderno del siglo XXI. Por supuesto tener ordenador y a ser posible varios dispositivos tecnológicos (celulares de última generación, tabletas, etc.). De la misma manera que será imprescindible buenas y rápidas conexiones a Internet y las redes sociales. Con la finalidad de trabajar desde cualquier parte del planeta, sin excepciones.

 

Por otra parte, falta algo primordial, como es tener un trabajo que permita desarrollar una actividad profesional de innovación. Puede ser en muchos segmentos empresariales, desde el turístico (agencias de viaje online) a editor de canal de noticias. En general cualquier emprendedor que desee impulsar un negocio online sin una base física. Sino que podrá gestionarlo desde cualquier parte del mundo.

 

 

Ventajas de ser nómada digital

 

La innovación en esta manera de emprendimiento se deriva en el cambio en la forma de trabajar. Porque en efecto, ser un nómada digital más que un trabajo es decantarse por un estilo de vida muy especial. ¿Pero cuáles son las ventajas más relevantes para convertirse en esta nueva figura profesional?

 

En primer lugar, no se tiene la necesidad de pasar buena parte del día en un despacho. Ni tan siquiera en un mismo destino, tal y como pasa con los emprendedores convencionales. Al igual que es recurso profesional que rompe con los moldes impuestos desde hace varias décadas. En el sentido de que se puede trabajar desde el parqué, café o en plena naturaleza. No hay límites para desarrollar la actividad profesional o negocio. Lo que realmente vale es que el emprendedor esté conectado a la Red. Para a partir de ese momento impulsar sus proyectos emprendedores.

 

Otra de las ventajas de esta modalidad en el trabajo es que el horario será mucho más flexible. Debido a que no habrá que atenerse a una jornada estricta y muy regulada. Por el contrario, lo que realmente importa es ser productivo. El cambio de rutina es otro de los aspectos a valorar en los nuevos nómadas digitales. Al decidir en donde trabajar cada día. Una jornada se puede realizar desde un destino paradisiaco y otra desde una bella capital europea. No hay margen para aburrirse y este puede ser uno de los incentivos para seguir progresando en el negocio online. De la misma manera que es el propio emprendedor el que decide en donde desea trabajar.

 

Tampoco puede olvidarse que esta estrategia en el marketing empresarial es una poderosa herramienta para ser más creativo a partir de estos momentos. Esto se debe a que se amplíe la visión en los negocios. Incluso con la posibilidad de extenderlos a otros lugares del planeta. En especial en un escenario en que la globalización de la economía es toda una realidad. Hasta el punto de que marca las relaciones comerciales dentro de la empresa.

 

 

Abrirse a nuevos nichos de mercados

 

Desde luego que otros de los puntos favorables para convertirse en esta nueva figura profesional es el hecho de que el empresario puede abrirse a nuevos nichos de mercado. Como, por ejemplo, los ligados a las nuevas tecnologías o en sectores emergentes como consecuencia de la globalización económica. Muchos de ellos con los que no se contaban hasta hace pocos años. O incluso para constituirse en un freelance informático, periodístico o en telecomunicaciones.

 

De todas las formas, esta actividad exigirá en todos los casos estar muy familiarizado con las tecnologías. Porque cualquier desfase en su aprendizaje puede hacer que el negocio fracase o al menos se ralentice en su expansión. Al igual que esta clase de emprendedores deberán aportar una serie de habilidades y cualidades para potenciar su negocio. Sobre todo tener una mente muy abierta a los cambios y adaptarse a diferentes perfiles en los trabajadores, clientes o proveedores. Porque de lo que se trata al fin y al cabo es de llegar lejos profesionalmente.

 

Esta clase de emprendimiento se distingue porque requiere una evolución constante y detectar nuevas oportunidades de negocio. Aunque un último requerimiento se basa en estar preparado, no solo económicamente, sino también desde el punto de vista emocional. En parte, porque será necesario replantearse las relaciones con la familia o los amigos. Al cambiar la estructura y el horario en el trabajo.