post-image

La importancia de validar la idea en un proyecto de startup.

Formación fecha 14 septiembre 2021


A la hora de poner en marcha un proyecto de startup hay un paso ineludible: Validar la idea de negocio. Gracias a ello, se comprueba que esta tiene una proyección en el mercado.

 

 

Validar una idea

 

Con la validación se obtienen datos acerca del valor diferencial que aportaría el lanzamiento de esa nueva empresa, esto ayuda a diseñar el modelo y la estrategia de negocio mediante distintas líneas de acción.

 

Una de las principales es la investigación de mercado. Consiste en escoger grupos de personas con perfil de clientes potenciales. Entonces se realizan encuestas en las que se les pregunta sobre sus opiniones sobre el proyecto emprendedor y el producto o servicio que se va a comercializar. Con ello se obtienen datos sobre el buyer persona, perfil demográfico, capacidad de compra o sus intereses.

Igualmente se realizan sondeos a expertos en el ámbito de actuación de la empresa de nueva creación. Una vez obtenidas las conclusiones se sigue adelante con la idea de negocio, teniendo en cuenta los datos obtenidos, o bien se paraliza si los resultados lo aconsejan.

 

Otra manera de validar es utilizando el modelo lean startup (crear, medir y aprender). Consiste en planificar un simulacro de empresa para medir los resultados de su puesta en marcha y sacar conclusiones que ayuden a mejorarlos. Esto permite probar productos o servicios sin incurrir en gastos y riesgos antes de comercializarlos. Así se acortan los ciclos de desarrollo y se gana en certezas.

 

 

Formar un buen equipo

 

Contar con un grupo de trabajadores altamente comprometido es otra de las claves, ya que apenas necesitan supervisión, pues creen en lo que hacen. Además, están preparados para asumir cualquier cambio y se adaptan a nuevos entornos sin mayor complicación. Para ello, es fundamental un alto grado de confianza entre sus integrantes.

Además, los miembros deben contar con unas óptimas competencias tecnológicas, habilidad para la resolución de conflictos y trabajar bajo presión, junto a una mente analítica, altas capacidades de comunicación y habilidades sociales.

 

 

Consejos para crear una startup

 

Siguiendo todas las pautas anteriores es mucho más fácil que una idea de negocio tenga éxito. Estas se resumen en definir el concepto y la propuesta de valor, estudiar el mercado y conocer el segmento de clientes al que se va a dirigir el producto.

Igualmente, hay que trabajar en la construcción de la marca, desarrollar el producto lo máximo posible antes de lanzar al mercado y, por supuesto, validar la idea.

 

Para lanzar un proyecto de startup no es suficiente con tener una gran pasión, un deseo de innovación y toda la energía del mundo. También resulta esencial manejar datos, trazar una estrategia y sopesar las posibilidades de implantación en un escenario que se haya estudiado concienzudamente. Por eso, no hay que avanzar sin haber validado la idea.