post-image

Re-evolución de los sistemas de trabajo

Ingeniería fecha 31 mayo 2019


TECNOLOGÍA Y PERSONAS, EQUILIBRIO Y EVOLUCIÓN

 

Hace años se hablada de la nueva revolución industrial que venía sin duda de la transformación digital y las nuevas tecnologías. Aunque los perfiles técnicos inicialmente contábamos con la ventaja competitiva de estar vinculados a herramientas de trabajo y diseño que nos acercaban a este entorno, lo cierto es que la evolución ha supuesto un cambio no sólo en la forma y ejecución de los proyectos, sino un cambio de mentalidad y de herramientas.

 

Estos conceptos de transformación, digitalización, avances tecnológicos… no sólo nos han afectado a nivel usuario sino en la forma de desarrollar los proyectos y también en los sistemas de trabajo entre los que no podemos olvidar la parte de ejecución de obras.

 

Estamos ya inmersos en un nuevo escenario que también afecta al mercado laboral, no hay más que darse una vuelta por las ofertas de trabajo y ver qué competencias demanda el mercado.

 

En este contexto vamos a enmarcar los puntos que valoramos como parte fundamental de adentrarse en la Re-evolución de nuestro sector.

 

 

DISPONER DE NUEVAS HERRAMIENTAS DE TRABAJO

 

Encontramos inicialmente la revolución de los proyectos a través de Metodologías Ágiles de Gestión de Proyectos, cuyo desarrollo viene de la mano del acceso a la transformación digital, las cuales representan una realidad que no podemos dejar de lado en el panorama empresarial actual.

 

El desarrollo y acercamiento de herramientas de trabajo o metodologías ágiles, nos ha llevado a tener que ser capaces de implementar las mismas no sólo en el desarrollo de proyectos, sino también como parte de mejora de las organizaciones. De esta forma, podemos mejorar la planificación de los proyectos, tenemos acceso a toda la información de estos y sin duda podemos ofrecer de manera más ágil datos concretos a nuestros clientes.

 

Estamos en la era del cambio continuo y la planificación flexible y sin duda, estas metodologías son el éxito que asegura que los proyectos aumenten sus ganancias y determinen su diferenciación.

 

Otro de los elementos que se perfila como parte importante del desarrollo de trabajo son el uso de aplicaciones tecnológicas como elemento clave en la ejecución de obras, pero sobre todo en lo que corresponde al mantenimiento de las mismas, pudiendo tener información concreta y específica sobre lo que ocurre con el paso del tiempo y de esta forma mejorar los procesos de ejecución y aportar valor a la investigación de nuevos materiales, diferentes procedimientos y mejor desarrollo de ejecución de las obras.

 

Otro de los elementos que sin duda nos puede ser de gran utilidad y podemos beneficiarnos de múltiples mejoras en la ejecución de obras es el uso de drones. A la hora de hacer levantamientos topográficos, seguimiento del tráfico, inspección de obras, localización de problemas en entornos complejos.

 

Y posiblemente en este momento el campo que se ha vuelto imprescindible lo encontramos en la aplicación de las Tecnologías de la Información y la Comunicación en materia de movilidad, sistemas de energía e infraestructuras.

 

Se trata de lo que comúnmente está siendo llamado Infraestructuras Inteligentes, que sin duda forma parte importante de la gestión eficiente del planeta. Cada vez más ciudades están apostando mejorar las mismas y convertirlas en Smart Cities, aunque sabemos que es un proceso largo y complejo puede convertirse en un campo de desarrollo para nuestro sector.

 

Ser capaces de crear mejores infraestructuras para los ciudadanos es el reto, mejorar la distribución de recursos a través de sistemas de ahorro de energía y suministro, fomentar la inclusión haciendo elementos más accesibles y públicos, entre otras muchas opciones.

 

En cualquiera de los casos, lo que debemos tener presente es que somos parte de lo que las personas viven cada día y esta re-evolución pasa por alinear los proyectos de las ciudades con el entorno y las personas con el objetivo común de generar riqueza, tener una economía creativa y generar una tecnología accesible.