post-image

La ingeniería de caminos frente al cambio climático

Ingeniería fecha 28 junio 2019


Una de las atribuciones de la ingeniería de caminos es la medición del impacto medioambiental. Existe, pues una relación directa de este tipo de ingeniería con el cambio climático, una relación en la que la sostenibilidad es la clave. 

 

La ingeniería de caminos se ha comprometido con la defensa del medio ambiente. De hecho, este colectivo profesional tiene una singular relación con la naturaleza, y resulta lógico que en su seno se promuevan actuaciones destinadas a paliar, en cierta medida, los efectos adversos del cambio climático.

 

Se trata de evaluar, al fin y al cabo, el efecto en las coberturas, concretamente en los puntos referidos a los riesgos de carácter extraordinario que pueden darse a raíz del cambio climático. Por ejemplo, las inundaciones o los efectos del mar sobre explotaciones empresariales son nuevos escenarios de crisis que han de tener su propio marco de regulación, sobre todo cuando estos están provocados directamente por una mala gestión de este nuevo entorno.

 

A continuación, se detallan algunas áreas en las que la ingeniería de caminos tiene un papel protagonista.

 

 

ENERGÍA

 

Los ingenieros de caminos se ocupan de estimar las consecuencias en el ámbito energético en diversas regiones de España, que pueden ser positivas o negativas, a la luz de los resultados.

 

Su conocimiento sin competencia del terreno donde se asientan las infraestructuras de explotación o los condicionantes naturales que afectan a las obras marítimas, es el punto de partida de nuevas actuaciones conscientes que constituyen el core de intervención de la Estrategia Europea de Adaptación, destinada al establecimiento de infraestructuras adaptadas al cambio climático.

 

 

LA INGENIERA DE CAMINOS Y SU PAPEL TRANSFORMADOR DE LA OBRA CIVIL

 

El Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático (PNACC), marco estatal competente, que se redactó por la Oficina Española de Cambio Climático (OECC), tuvo a bien aprobar el Tercer Programa de Trabajo de la intervención, que sigue de plena actualidad hoy en día, y que está destinado a enfrentar de manera competente la adaptación los procesos de establecimiento de infraestructuras civiles para favorecer la mitigación del cambio climático.

 

Por tanto, y dado este marco previo, el papel de los ingenieros de caminos resulta crucial en numerosos ámbitos que se describen a continuación.

 

 

AGUAS

 

Dentro de las competencias propias de esta especialidad de la ingeniería, en relación con el referido Tercer programa de Trabajo del PNACC, está la evaluación del calentamiento global y sus efectos hidrológicos, alteraciones en la frecuencia pluviosa o la dinámica de las sequías y las inundaciones.

 

También, se ocupan de estimar con precisión el impacto de este fenómeno climático sobre los sistemas de saneamiento y abastecimiento, así como de planificar, desde el punto de vista económico, los costes derivados de la adaptación a sus efectos sobre los recursos hidrológicos de España, y sobre la aplicación de estos a nivel productivo dentro del nuevo entorno medioambiental.

 

Asimismo, aunque no de manera central, la ingeniería de caminos se ocupa de la gestión y supervisión de los recursos hídricos. Dentro de sus competencias en la aplicación del Plan están la inferencia de los efectos del calentamiento global sobre la calidad del agua, y la situación de disponibilidad de esta.

 

 

EFECTOS FINANCIEROS

 

Teniendo en cuenta lo visto hasta ahora, la nueva dinámica climática traerá como consecuencia un proceso de restablecimiento de las condiciones aplicadas por las aseguradoras en materia de inversiones para la cobertura de daños o riesgos en las explotaciones del tipo que sean. Sobre todo, se ocupan de medir con precisión los efectos financieros sobre organizaciones del sector y sobre las pólizas que ostentan con sus clientes.

 

El papel de la ingeniería de caminos en el proceso de evaluación de los efectos del cambio climático, y en la adecuación de las infraestructuras del país al nuevo escenario, es bastante relevante, como se ha podido ver.

 

De esta forma, esta especialidad profesional, se pone, una vez más, al servicio de la innovación en el campo organizativo, y al servicio del diseño de soluciones adaptadas a una realidad que tiene lugar como consecuencia de la falta de orquestación estratégica por parte de empresas y gobiernos, a nivel mundial.