post-image

Estructuras tensegríticas: una tendencia a la alza

Ingeniería fecha 03 agosto 2019


Las estructuras tensegríticas son diseños complejos de barras y cables interconectados, que parecen estar suspendidos en el aire. Fueron ideadas en la década de 1960, pero ha sido a partir del año 2000 cuando su uso ha ido proliferando en proyectos de arquitectura, ingeniería de caminos, aeronáutica y en el ámbito de la construcción y las edificaciones.

 

En la actualidad, no resulta extraño ver alguna de estas creaciones en revistas de arquitectura, noticias en la televisión, los periódicos o Internet.

 

Están compuestas por partes rígidas, que suelen ser barras metálicas alargadas, y por cables, con fuerzas que hacen tracción y que comprimen, formando una creación unitaria, que parece desafiar a la fuerza de la gravedad.

 

RAZONES DE SU USO CRECIENTE

 

Desde hace dos décadas, su utilización se ha incrementado. Son una tendencia en alza en una gran variedad de disciplinas y pueden verse tanto en obras públicas, como en espacios privados y en grandes instalaciones de empresas de éxito que desean transmitir una imagen de modernidad, diversificación y de interconexión entre sus partes.

 

Mejoras en los diseños

 

Otra de las razones para que haya proliferado su uso es que se han producido numerosos avances en el estudio de este concepto estructural, que han permitido su traslación a proyectos reales.

 

No obstante, para que su uso siga extendiéndose, deben superarse algunos impedimentos constructivos y técnicos que hacen más lenta su introducción y, también, más difícil su uso en proyectos de gran calado.

 

Funcionalidad

 

Hay quienes defienden que la tensegridad es un tipo de diseño arquitectónico que ha crecido en tiempos recientes y que seguirá haciéndolo en años venideros, dada su estética y funcionalidad.

 

Las construcciones son flexibles, resistentes a fuerzas intensas, como los seísmos, no necesitan de andamios para construcciones de gran tamaño y son muy estables.

Imagen de modernidad.

 

Transmiten imagen de modernidad, vanguardia y de una interconexión necesaria entre un conjunto de partes para que pueda funcionar un todo integrado. Estos conceptos seducen a muchas entidades que tienen impregnada su filosofía empresarial de valores como una buena organización y formas de funcionamiento ágiles, coordinadas y eficaces.

 

El auge de la informática

 

El uso creciente de la informática, que permite el diseño, con precisión y facilidad, de construcciones no lineales, es otra de las razones para este auge.

Diseños tensegríticos.

 

Actualmente, pueden encontrarse diseños tensegríticos en torres, cubiertas de edificios, pasarelas, puentes, bóvedas, cúpulas, arcos, mobiliario urbano y hasta dispositivos robóticos para explorar otros planetas.

 

Así ha ocurrido, por ejemplo, en expediciones de la agencia para la investigación aeroespacial y aeronáutica de Estados Unidos, la NASA.

 

 

APARICIÓN DEL TÉRMINO

 

Fue el arquitecto y diseñador estadounidense Richard Buckminster “Bucky” Fuller quien acuñó el término en la segunda mitad del siglo XX, después de una extensa investigación, inventos y experimentos. Sus orígenes están ligados a la escultura, la mecánica y las matemáticas. Fue algo más tarde cuando comienza a ligarse a la arquitectura y la construcción.

 

Según el autor, la tensegridad es la propiedad demostrada por un sistema capaz de actuar bajo las tensiones intrínsecas (tracción y compresión) juntas y simultáneamente, dando una mayor resistencia y estabilidad. Crea una estructura interconectada que funciona biológicamente como músculos y huesos, donde un elemento fortalece al otro.

 

APLICACIONES FUTURAS

 

Las aplicaciones de las estructuras de tensegridad y sus numerosas ventajas, incluidas la estabilización de la tensión, el desarrollo eficiente de estructuras, y las propiedades desplegables y fácilmente ajustables, convierten a esta forma de diseño en una tendencia en alza.

 

Por eso, se le está prestando una atención renovada y se emplea tanto en ingeniería de caminos y civil, como en proyectos arquitectónicos.