post-image

Grandes genios de la ingeniería de caminos a lo largo de la historia.

Ingeniería fecha 20 julio 2021


Desde siglos, la construcción de túneles ha sido imprescindible para la humanidad. Crear, con los recursos que ofrecía la tierra, obras y edificaciones con el fin de facilitar a las personas la convivencia y el traslado, ha sido una actividad frecuente y que ha ido mejorando. Estas construcciones han sido grandes éxitos de la ingeniería de caminos. Y especialmente la excavación y edificación de túneles, ya que fueron una de las primeras actividades que llevó la ingeniería de caminos.

 

Las primeras excavaciones fueron creadas por la propia naturaleza. Las famosas cuevas o cavernas son resultado de la erosión natural de agentes como el viento, el mar, lluvia o ríos y después de estos eventos, los humanos empezaron a vivir en ellas para protegerse.

 

En la actualidad, y por el gran desarrollo económico, la humanidad ha decidido desarrollar esos espacios subterráneos con maquinaria especializada y con los conocimientos para esta desafiante actividad. Pero no podemos olvidarnos de los grandes genios de la ingeniería que han creado los primeros y más conocidos túneles.

 

 

Los túneles más famosos de la historia

 

Algunas de las obras más conocidas creadas por la ingeniería y que hoy en día visitamos y estudiamos podemos nombrarlas en los siguientes puntos:

 

Túnel bajo el Támesis en Londres, en Inglaterra: fue el primer túnel subfluvial del siglo XIX. Se construyó con un blindaje de protección siendo tras esto, el principal método para la excavación de túneles. Con este blindaje se protegía el techo y las paredes, al tener un revestimiento de ladrillo y posibilitar la excavación tanto mecánica como manual. Los genios responsables de esta obra y sus innovaciones fueron Marc Brunel y su hijo Isambard Kingdom Brunel. Las obras se iniciaron en el 1825 cuando abrieron el pozo de Rotherhithe e instalaron el blindaje. Tuvieron varios accidentes e inundaciones en su construcción e interrumpieron las obras hasta que el gobierno les ofreció un crédito. El túnel se finalizó en el 1843 llegando a Wapping.

 

Túnel de Laerdal en Noruega. Uno de los túneles en carretera más largos del planeta. Su coste ascendió a 153 millones de dólares y debido a la longitud, unos 24,5 kilómetros, los ingenieros tuvieron que incluir mecanismos para aliviar el cansancio o los síntomas de claustrofobia.

 

Aqua Line es un túnel, pero parece un puente. Atraviesa la bahía de Tokio conectando las ciudades de Kawasaki y Kisarazu. Se creó para acortar el tiempo del viaje entre estas dos ciudades a 15 minutos solamente. Su longitud es de 14 kilómetros.

Túnel Eisenhower en el estado de Colorado. Se trata del más alto del mundo al estar sobre unos 3401 metros del nivel del mar. Hizo historia en el movimiento feminista al contratar a Janet Bonnema como obrera en esta construcción. Su longitud es de 2,72 kilómetros.

 

Túnel Seikan. De nuevo desde Japón, este túnel ferroviario, se encuentra a 140 metros bajo el nivel del mar haciéndolo el más profundo del mundo. Se empezó esta obra en el 1964 y finalizó en el 1988 con una longitud de 53 kilómetros.

 

 

Nuevas tendencias en la edificación de túneles

 

Debido a la globalización y a los avances tecnológicos, se ha experimentado una revolución en la construcción de estos espacios subterráneos. La tecnología es la clave para esta evolución, facilitando el trabajo en un sector difícil de desarrollar. Parte de esos avances tecnológicos se ven en el empleo de mapas en 3D, los cuales crean una copia virtual del mundo real para trabajar más ágilmente.

 

Gracias a la ingeniería y al uso de las TIC, los profesionales conocen de primera mano los procesos productivos, consiguiendo datos en tiempo real. Esto permite una optimización en los proyectos y mayor ahorro energético.

 

Con el empleo de los drones, este tipo de trabajos se está beneficiando en tiempos y en productividad.

 

Por lo que observamos, para el futuro hay una tendencia a avanzar tecnológicamente en este sector. Este hecho hará que los profesionales tengan que ir actualizándose en conocimientos y tecnologías que optimicen este tipo de trabajos y así sea mucho más eficiente.

 

 

El futuro de las obras subterráneas

 

En conclusión, la construcción de obras subterráneas y túneles ha experimentado un gran avance gracias a las técnicas y perfeccionamientos que nos ha ofrecido la ingeniería de caminos. Gracias a los estudios, los avances tecnológicos, los conocimientos, técnicas más rápidas y eficaces y aplicaciones, esta disciplina ha traído la posibilidad de crear obras más complejas que parecían imposibles hace años.

 

Todo ello ha beneficiado a la sociedad, satisfaciendo sus diversas necesidades de traslado, evitando tráfico y aprovechando mejor el espacio, con obras más seguras y duraderas. Y también ha sido una forma de conectar las ciudades con las zonas rurales. Se va a seguir avanzando en cuanto a nuevas formas de construir, nuevos y diferentes materiales y maquinaria más optimizada. De este modo, se estilarán edificaciones más innovadoras, que resuelvan nuevas necesidades de las personas y que sean aún más seguras para todos.