post-image

Los aerogeneradores: la innovación renovable del futuro.

Ingeniería fecha 17 agosto 2021


Los aerogeneradores son una innovación necesaria para nuestra época. Su vida útil supera normalmente los 25 años. La tecnología ha avanzado mucho en los últimos años y ahora permite aprovechar al máximo la energía del viento. Gracias al avance científico, también se ha logrado una mejora efectiva en la utilización del aerogenerador para aumentar su durabilidad.

 

 

Los aerogeneradores son una innovación tecnológica del siglo XXI

 

Estos dispositivos se encargan de convertir la energía del viento en electricidad. La energía cinética es recogida gracias a los sistemas del aerogenerador, que giran a una velocidad de entre 13 y 20 revoluciones por minuto. Su ritmo de trabajo depende directamente de la velocidad a la que sople el viento y de la continuidad de este.

 

Las potencias de utilización más comunes suelen estar entre los 60 W y los 40 kW al año. Los ventiladores más comunes para el autoconsumo están fabricados para funcionar a 12 V, pero también los hay de 24 y de 48. Esto permite que casi cualquier usuario interesado en disponer de un aerogenerador para su autoconsumo pueda adaptarlo a su medida.

 

Como no podría ser de otra manera, cada vez hay más molinos para capturar la energía natural del viento. Estas innovaciones tecnológicas generan una energía limpia, renovable o verde. Los molinos pueden funcionar durante mucho tiempo. Su único impacto en el medioambiente es, básicamente, el ruido que producen y el inconveniente visual y estético que presentan.

 

En realidad, el sistema del molino es bastante antiguo y también se utilizaba antes en los ríos. Funcionaba con el agua, en vez del viento. Lo más asombroso de los generadores eléctricos para el viento son sus contribuciones ecológicas. Actualmente, se construyen parques eólicos cada vez más respetuosos con el medioambiente y el planeta.

 

Por otra parte, las leyes se están actualizando continuamente. Cada vez se apuesta más por la sostenibilidad en las construcciones y en las producciones de energía. Esto ha llevado a que muchas personas se pregunten cómo pueden autoabastecerse de electricidad e incluso producir un sobrante.

 

Como mínimo, cada edificación nueva debe cumplir un tanto por ciento de energía autoproducida. En muchos casos, los requisitos legales se cubren con otros sistemas de creación de electricidad, como el uso de la biomasa o la instalación de placas solares. Sin embargo, la opción aerogeneradora es perfecta ya que tiene un tiempo de uso de hasta 25 años, casi sin costes de mantenimiento.

 

 

¿Cómo funciona un molino de viento?

 

Un molino puede girar su base siempre que se necesite. Las hélices trabajarán continuamente de una forma productiva, independientemente de por dónde sople el viento. La velocidad a la que giren dependerá de la tecnología que integren, del mantenimiento al que se sometan y de su tiempo de uso.

 

> Condiciones de utilización

 

Conviene que el sistema esté siempre en las mejores condiciones posibles para que resulte rentable. Por sus características y forma de funcionamiento, es recomendable que esté siempre instalado en posiciones altas y en zonas con mucho viento. Cada ventilador deberá ir acompañado por más aerogeneradores para producir la mayor cantidad de energía posible.

 

> Profesionales del sector

 

Las personas que se encargan de crear estos mecanismos son ingenieros e ingenieras preocupados por la obtención responsable de energía eléctrica. Es conveniente que el ser humano aprenda a dominar el viento a su favor. Ha de limitar o eliminar el impacto de sus actividades sobre el planeta.

 

 

Retos para la innovación en el sector energético

 

Sin duda, uno de los mayores retos a los que se enfrentará la industria energética en los próximos años es superar las barreras mentales del derroche energético y de la producción sucia. No solo se debe concienciar a las empresas productoras, sino también a las consumidoras y a los usuarios particulares.

 

 

Responsabilidad personal y profesional

 

Las energías limpias son una necesidad a día de hoy para continuar disfrutando de nuestro planeta. Por mucho que aprendamos a limitar ahora las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera, debido a la producción energética irresponsable o a las malas acciones realizadas durante décadas, los daños todavía pasarán factura durante mucho tiempo.

 

Por esta razón, y debido a que ya no se puede poner remedio a los errores cometidos en el pasado (por descuido o por desconocimiento), conviene centrar todos los esfuerzos en las innovaciones energéticas. Se han de construir fábricas o plataformas de energía limpia y realizar inversiones para obtener una energía sostenible, de larga duración y que resulte fiable para los usuarios y compañías.

 

La energía cinética del viento se puede transformar en electricidad común gracias a los aerogeneradores. Es una perfecta opción para crear electricidad en las zonas con mucho viento, como los litorales o lugares de altas montañas.