post-image

Los cinco desafíos de la ingeniería civil para los próximos años.

Ingeniería fecha 07 septiembre 2021


Los desafíos de la ingeniería civil contribuyen a desarrollar el ingenio humano. En un futuro cercano esta disciplina deberá enfrentarse a numerosos retos para construir mejores infraestructuras. ¿Serán capaces de superarlos?

 

 

Desafíos de la ingeniería civil

 

La ingeniería civil se enfrenta a diferentes retos, los cuales tendrá que afrontar en los próximos años. La forma en la que los superen influirá en la rentabilidad futura y la capacidad para hacer frente a los cambios que estén por venir. Estos son los desafíos principales.

 

 

Construcción industrializada

 

La construcción de infraestructuras es un proceso largo y costoso, esto complica obtener unos retornos adecuados de la inversión realizada. Al aplicar métodos industriales a las obras, se gana en eficiencia y velocidad y encontrar una fórmula adecuada que permita un trabajo en cadena similar a una fábrica de coches, llevará a la ingeniería civil a unos resultados sin precedentes.

 

 

Aplicación efectiva de nuevas tecnologías

 

Existen diferentes novedades de ingeniería civil que pueden traer grandes cambios. Este es el caso de la impresión 3D aplicada a la construcción de estructuras. Su uso aún no está muy extendido, pero consiguen un ahorro de tiempo muy a tener en cuenta. Además, el uso del big data permite desarrollar mejores proyectos al contar con una amplia información del mismo.

 

 

Mejora de los materiales

 

No solo se trata de aplicar nuevas técnicas, tecnologías y metodologías, mejorar los materiales existentes es otro reto. Objetivos como aumentar la resistencia, la durabilidad, o el coste de producción, son retos que se deben afrontar con decisión. Así pues, no hay que olvidar la sostenibilidad de los mismos, una asignatura pendiente por cumplir y que busca reducir el impacto en el medio ambiente de los materiales más comunes, como el hormigón o el acero.

 

 

Mantenimiento de las infraestructuras

 

Un buen mantenimiento contribuye a alargar la vida útil de las infraestructuras. Este consiste en un estado en el que las características de los materiales usados permanecen intactas. De esta forma se garantiza que serán capaces de soportar el peso adecuado. Asimismo, en los países desarrollados esta necesidad es más acuciante, ya que existe una amplia red de infraestructuras a cuidar.

 

 

Formación

 

Conseguir una mejor formación de los ingenieros es otro desafío importante. Los nuevos profesionales deben adquirir conocimientos actualizados que les permitan integrar los cambios más recientes, este es el caso del uso de la metodología BIM para la gestión de proyectos. Junto a esto, necesitan diversas herramientas para que su aprendizaje siga el resto de su vida, así los ingenieros civiles y el desarrollo urbanístico mejorarán.

 

En definitiva, estos son los desafíos de la ingeniería civil a superar en los próximos años. De su superación depende la construcción de mejores infraestructuras, las cuales sean de utilidad para los habitantes de cada país.