post-image

El farmacéutico en la era digital

Salud fecha 22 mayo 2019


LA PUESTA EN VALOR DEL FARMACÉUTICO COMO HERRAMIENTA DIGITAL

 

La frase: “o estás en internet o no existes”, es frecuente escucharla hoy en día, en el mundo de los negocios.

 

Lo cierto es, que debido a los cambios de hábitos más que instaurados de los consumidores tanto de información digital como de producto, la realidad hace más que evidente, que en la búsqueda de esa información, prime siempre la rapidez/accesibilidad, unido a la calidad y veracidad. Y cuando hablamos de temas de Salud, estas premisas se vuelven más exigentes e imprescindibles.

 

El paciente que acude a la Farmacia, para cubrir una necesidad. Busca una solución a un problema, el cual, siempre se resuelve llevando a cabo tres fases:

 

  • La escucha.
  • La observación.
  • La solución.

 

Es decir, se necesita escuchar al paciente para detectar su necesidad o potencial necesidad.

 

Se necesita observar al paciente para tener toda la información necesaria que ayude a mejorar la calidad y adecuación de la solución que se ofrezca al paciente.

 

Se necesita ofrecer una solución o alternativas, que cubra las expectativas del paciente. Y esta solución pasa por la atención farmacéutica, cuyo pilar se sostiene en la información sanitaria.

 

 

¿Y SI EL PACIENTE EN LUGAR DE ACUDIR A LA FARMACIA BUSCA EN INTERNET LA INFORMACIÓN?

 

Una realidad. Aquí, el grado de influencia digital que se tenga, hará ganarse la confianza del paciente. Una oportunidad que ofrece la presencia digital, para dignificar y mejorar el posicionamiento de la profesión farmacéutica.

 

El concepto que tiene el paciente en su mente de la Farmacia física es de confianza y accesibilidad, y solo depende de los profesionales que trabajan en ella, extrapolar ese concepto al entorno digital. Siempre con el fin de buscar el objetivo de satisfacer esa necesidad que el paciente está reclamando sea cubierta.

 

 

¿QUÉ VALOR AÑADIDO HACE COMPETITIVO AL FARMACÉUTICO?

 

El conocimiento y la forma de transmitir la información. El conocimiento, porque ayude a dar respuesta y resolver de la manera más eficaz el problema planteado por el paciente.  La forma de transmitir la información, ayuda a fidelizarlo.

 

Porque si además de cumplir con las expectativas del paciente, se superan con el buen hacer en las formas, trato y comunicación, se logrará hacer sentir al paciente, un sentimiento que se debe despertar tanto en la Farmacia física como en la “Farmacia digital”.