post-image

Cómo evitar el estrés del día a día en la farmacia.

Salud fecha 03 agosto 2021


El estrés es un fenómeno habitual en los tiempos actuales. Es un requisito casi indispensable de los trabajadores competentes, puesto que, en dosis adecuadas, comprende un poderoso catalizador de emociones. Pero su vertiente más perniciosa es una amenaza para la salud del personal y el bienestar de la farmacia.

 

Estrés crónico versus estrés agudo

Un trabajador agotado no puede ser un buen trabajador. El estrés, en cantidades descontroladas, provoca un síndrome conocido como burnout. En español significa, literalmente, “estar quemado”, y es uno de los síntomas más comunes de un entorno en el que el estrés crónico está a la orden del día.

Este padecimiento reviste una amenaza para la salud individual y de la empresa, de acuerdo a la investigación “La flexibilidad laboral y el salario emocional” de Patricia Llano Restrepo (2014). Si no se atiende en sus etapas tempranas, el espectro de síntomas puede llegar a abarcar:

> Angustia e irritabilidad

> Dificultades en la concentración y atención

> Dificultades en el análisis y toma de decisiones

> Falta de compromiso e insatisfacción laboral

La persona estresada de forma crónica se mantiene siempre al límite, soporta cargas de trabajo excesivas e interactúa de forma problemática con sus compañeros.

Por el contrario, una persona que da muestra de estrés agudo, esporádico, atenderá con presteza la solicitud urgente de un cliente o se emocionará al recibir un ascenso. Este grado de estrés, que implica igualmente liberación de cortisol, es una muestra de que todo está funcionando adecuadamente.

 

Identificar las causas del estrés en la farmacia

En los trabajos que requieren interacción con el público, como la farmacia, a algunas personas les puede resultar agotador el constante trato con desconocidos. Esta ansiedad social es, hasta cierto punto, algo normal que puede solventarse alternando las funciones más personales con otras más analíticas e introspectivas.

En ese mismo sentido, tareas que involucran contabilidad, matemáticas y habilidades numéricas pueden ser una fuente de estrés para muchos profesionales farmacéuticos. La imposibilidad de realizar un buen trabajo es un motivo de angustia frecuente. La constante capacitación y la paciencia serán elementos claves en la prevención de problemáticas más profundas.

 

¿Cómo puede prevenirse el estrés desde la farmacia?

Un componente fundamental de la prevención del estrés tiene que ver con la jornada de trabajo. Una correcta administración del tiempo es una forma eficaz de reducir la tensión.

Como prueba de ello, la Organización Mundial de la Salud estableció que eran factores de estrés laboral los horarios estrictos e inflexibles, las jornadas de trabajo excesivamente largas, los horarios imprevisibles y los sistemas de turno mal concebidos (OMS, 2004). A la luz de estas investigaciones, promover un entorno laboral flexible, con libre administración del tiempo y horarios claros es un potente antídoto para el estrés en la farmacia. ¿Cómo puede implementarse?

> Bolsa de horas

Algunas empresas aplican un mecanismo denominado "bolsa de horas". Este funciona muy bien en el trabajo farmacéutico, que tiene picos de intensidad variable en las funciones laborales. Para atajar las franjas de mayor demanda, se requiere del trabajador más horas, que luego se acumulan y descargan de las semanas sucesivas. Así, un empleado puede cumplir las metas requeridas y luego disfrutar de un merecido descanso.

> Trabajo por objetivos

El segundo método más eficaz es el trabajo por metas. La persona tiene un objetivo fijado y se le pide que lo cumpla en un plazo de tiempo. Este trabajador será completamente libre de organizar su tiempo como le plazca, siempre y cuando se dé la consecución del objetivo fijado. La carga laboral es autoadministrada, lo que minimiza el estrés.

> El salario emocional es tan o más importante que el monetario

Una encuesta publicada en el Harvard Business Review titulada "Previene que tu personal estrella pierda la pasión por su trabajo" arrojó algunos datos esclarecedores para cualquier trabajo, incluyendo la farmacia.

El 60 % de los puestos senior encuestados afirmaba estar planeando su renuncia al puesto, dadas las cargas excesivas de trabajo y los problemas de salud aparejados. Todos disfrutaban de salarios excelentes, entonces, ¿qué es lo que falla?

Ninguno se sentía reconocido plenamente en el trabajo, que ocupaba cada vez más esferas de su vida. El salario emocional es aquel que va más allá de los incentivos económicos y comprende cosas tan sencillas como saludar y despedirse, conocer los nombres del personal y, cada tanto, obsequiar un día libre. Su potencia para contrarrestar el estrés es incalculable.

 

Los beneficios de una farmacia sin estrés crónico

El estrés es inseparable del trabajo. Una tarde demandante requiere de una dosis saludable de estrés, que multiplicará la rapidez y eficacia al momento de trabajar. El cortisol, la "hormona del estrés", potencia la alerta y la concentración en momentos clave. Sin embargo, no puede transformarse en la norma.

Una farmacia sin esta tensión constante será ideal para que los trabajadores hagan carrera. Esto no solo redundará en una mayor calidad de trabajo, sino que conformará equipos capaces de funcionar a largo plazo y colaboradores fieles, autónomos y felices. ¿Qué más se puede pedir?