post-image

Cartera de servicios en la farmacia.

Salud fecha 31 agosto 2021


La presencia de oficinas de farmacia en prácticamente todos los municipios de España tiene una importante repercusión. Como sabes, entre los servicios de farmacia fundamentales se encuentra la garantía de poder encontrar el medicamento que los pacientes necesiten... Pero no es el único. Por algo la Organización Mundial de la Salud considera a nuestro sistema sanitario uno de los mejores del mundo.

 

 

¿Qué servicios debe prestar una oficina de farmacia?

 

Los criterios de ordenación para las farmacias están contenidos en la Ley del Medicamento, la Ley de Sanidad y la de Garantías y Uso Racional de los Medicamentos y Productos Sanitarios. El concepto de Atención Farmacéutica recoge el valor del farmacéutico como agente de salud en su comunidad. Esto es así gracias a que los servicios que puede prestar en su establecimiento se basan en amplios conocimientos sanitarios y farmacológicos.

 

Así pues, la función esencial de una farmacia es brindar a la comunidad medicamentos eficaces y seguros en igualdad de condiciones para todos. Por ejemplo, en materia de precios, de su estado de conservación y de disponibilidad en todo el país. La proximidad y la presencia de la farmacia en cada municipio resultan fundamentales para ello. Sin embargo, la cartera de servicios puede ampliarse para brindar a los usuarios una atención mucho más completa, de conformidad con los planes y programas del sistema sanitario y del Consejo General de Farmacéuticos.

 

 

Servicios para los pacientes

 

Los usuarios de una farmacia acuden a ella para resolver sus problemas de salud, y los servicios personalizados que ésta proporcione les ayudarán a curarse o a controlar sus enfermedades crónicas. Sin embargo, hay muchos otros servicios al margen de ese que ayudan a ampliar el impacto positivo que tiene una farmacia en la salud de la comunidad, y que veremos a continuación.

 

Adquisición, conservación, custodia, control y dispensación de productos sanitarios y medicamentos.

 

Elaboración de fórmulas magistrales y preparados medicinales.

 

Indicación de tratamientos por parte del farmacéutico, proporcionando información personalizada y seguimiento para controlar los efectos y el cumplimiento.

 

La farmacovigilancia es una función muy importante, que se basa en detectar y notificar los eventos adversos de los medicamentos a los organismos responsables.

 

Brindar atención farmacéutica a domicilio, a los pacientes institucionalizados y a los núcleos de población cercanos que no posean oficinas de farmacia.

 

Los servicios de guardia. Deben estar organizados, de forma tal que el número de establecimientos que funcionan las veinticuatro horas del día garantice a toda la población la atención de urgencias.

 

Programas que ayudan a mantener la adherencia a los tratamientos.

 

Cribado y diagnóstico de enfermedades ocultas, como cáncer de colon, sífilis, HIV, hipertensión y diabetes.

 

Programas de deshabituación tabáquica.

 

PIJ o Programa de Intercambio de Jeringuillas. Tiene como propósito evitar las infecciones por hepatitis B, HIV y endocarditis bacteriana en el grupo de usuarios de drogas de administración intravenosa.

 

Medición del pulso y la presión arterial, y de peso y talla en niños y adultos.

 

Tratamientos con observación directa, como en los casos de administración de medicamentos antituberculosos.

 

Servicios que requieren una titulación específica: dermoconsulta, asesoría dietética, ortopedia, óptica y análisis clínicos como glicemia, hemoglobina y colesterol.

 

 

Servicios adicionales

 

Por otro lado, entre las funciones que puede desempeñar tu establecimiento para brindar un servicio integral se encuentra la colaboración con los sistemas de salud de las comunidades autónomas. Además, y como servicio de gran trascendencia se encuentra la función docente, orientada a quienes aspiran a obtener licenciaturas o grados en el área de farmacia, según lo previsto en las directivas comunitarias.

 

Casi la totalidad de las farmacias del país participan además en el programa SIGRE o Sistema de Gestión y Recogida de Envases de Medicamentos. Una encomiable iniciativa con el propósito de cuidar el medio ambiente.

 

 

Apoyo al Sistema Sanitario

 

Todo farmacéutico sabe que sus funciones van más allá de lo descrito anteriormente sin olvidar, su contribución a lograr una mejor salud pública y una óptima atención sanitaria es trascendental.

 

En ese sentido, las campañas del sistema van dirigidas a la educación sanitaria, la promoción de la salud y la prevención de enfermedades. Una farmacia puede tener una participación activa mediante la formación, acreditación y convenios previos. El Consejo General de Farmacéuticos y los colegios oficiales apoyan ampliamente estas iniciativas y procuran que el modelo profesional aporte un valor superior, replanteando una oferta de servicios que concuerde con los objetivos del Sistema Sanitario.

 

Algunos servicios complementarios están diseñados para colaborar con los programas específicos de salud pública. Entre ellos encontramos el programa de mantenimiento con metadona (PMM), la identificación precoz de patologías y la detección de factores de riesgo cardiovascular. Finalmente, entre los servicios colaborativos figuran el Diseño de Sistemas Personalizados de Dosificación o SPD, la atención farmacoterapéutica y la verificación de los parámetros biológicos.

 

En definitiva, los servicios de farmacia que se pueden proporcionar tienen una amplitud que guarda relación con la visión de una sociedad más sana y mejor atendida.