post-image

Canales de distribución farmacéutica: Una visión general.

Salud fecha 07 septiembre 2021


Los canales de distribución farmacéutica tienen una importancia decisiva en el sector farmacéutico español. Este ámbito ha experimentado cambios importantes en los últimos años que no se deben pasar por alto.

 

Entre ellos está la incorporación de nuevos intermediarios en los canales de distribución de productos farmacéuticos. Otro factor es la ampliación del catálogo de productos, incluyendo los de parafarmacia, alimentación infantil o dietética. También se han producido cambios en el comportamiento del consumidor, motivados por el uso de internet, para recabar información o como plataforma para farmacias virtuales.

 

 

Distribución farmacéutica en España.

 

El sector de la logística y la farmacia tiene como objetivo facilitar la cadena de suministro de un mercado cada vez más complejo, diversificado y competitivo. De hecho, la distribución farmacéutica tiene unas características específicas que la diferencian de otros sectores.

 

En primer lugar, los distribuidores han de tener un permiso y reunir una serie de requisitos, además, es la Administración Pública la que fija los precios de los productos, estos son inalterables y en ellos se incluye un margen de ganancia. Esta es la diferencia entre el precio de laboratorio y el que se fija para comprar el medicamento en el establecimiento final. De esta manera, la disparidad de precios y la competencia entre farmacias solo son posibles para los productos de parafarmacia y las especialidades farmacéuticas publicitarias.

 

 

Principales canales de distribución.

 

En términos generales, los canales de distribución farmacéutica son: Mayoristas, farmacias, entes gubernamentales y hospitales.

 

Así la distribución mayorista es responsable de la distribución del 84% de las ventas. El 3% se comercializa a farmacias, el 12% en hospitales y el 1% a entidades gubernamentales. Las farmacias compran el 96,5% de los productos a mayoristas y solamente el 3,5% lo compran directamente a los laboratorios.

 

Esto demuestra como los laboratorios necesitan de todos estos canales para que los productos lleguen al consumidor final. Los mayoristas y las farmacias son esenciales en este sistema. En el caso de las farmacias, que son un canal minorista, se encuentran en un proceso de cambio, están pasando de ser centros de elaboración y dispensación de medicamentos a dedicar gran parte de su tiempo a la venta y comercialización.

 

 

Nuevas formas de distribución farmacéutica.

 

Los canales de distribución farmacéutica se han ampliado y diversificado, con dermofarmacias, herboristerías y establecimientos de líneas blancas (productos de consumo femenino, vendas, algodones…) Además, la venta online de una gran cantidad de productos de parafarmacia ha funcionado como un factor disruptivo. En este sentido, el uso de internet como fuente de consulta farmacéutica también ha afectado a los hábitos de consumo.

 

Así, los canales de distribución farmacéutica están experimentando un proceso de adaptación a las nuevas formas de consumo, con una demanda y una competitividad creciente.