post-image

La transformación digital de las empresas: 5 pasos para llevarla a cabo con garantías de éxito

Formación fecha 30 abril 2019


La transformación digital de las empresas es un proceso complejo que precisa del empuje de todos los miembros de la compañía para lograrla pero que, sin embargo, aporta altas dosis de competitividad en un mercado cada vez más globalizado.

 

Desde que en el Foro Económico Mundial de Davos se acuñase el término 4ª Revolución Industrial, la sociedad parece haber sufrido una aceleración en cuanto a su transformación digital. Una agilidad que, en muchos casos, no se refleja en algunas empresas que siguen funcionando de la misma manera a pesar de que procesos, organizaciones, herramientas y consumidores han cambiado.

 

Parece claro, por tanto, que aún hoy existen compañías que desconocen –o parecen desconocer-, que la digitalización no es un momento puntual en la historia sino que es el punto de inflexión que marca un antes y un después en la manera de entender los mercados. La digitalización de los procesos y la irrupción de las nuevas tecnologías como la Inteligencia Artificial, la Realidad Virtual, el Big Data o la robotización, han acelerado este proceso de transformación digital del que las empresas no pueden permanecer impermeables.

 

 

EL PAPEL DE LA TECNOLOGÍA EN LA TRANSFORMACIÓN DIGITAL

 

Parece evidente, por tanto, que la tecnología ha jugado y juega un papel decisivo en esta transformación digital de las empresas. De ahí, que el 70% de las empresas en España ya estén invirtiendo en estas nuevas tecnologías como una vía para implementar dicha transformación digital en sus organizaciones.

 

No obstante, esta transformación es más compleja de lo esperado gracias, en parte, a la agilidad de los mercados. En este sentido, y tal y como indica el estudio Digital Transformation Index, para el 92% de los directivos españoles “las organizaciones tendrán que hacer un gran esfuerzo para dar respuesta a la demanda cambiante de los clientes”.

 

En relación a esta complejidad del cambio, el citado estudio revela que existen cinco elementos que dificultan el proceso:

 

  • Los problemas de ciberseguridad.
  • La regulación y los cambios legislativos.
  • La falta de presupuesto y de recursos.
  • Cultura digital inmadura.
  • Infoxicación sobre el tema unido a un entorno informático fragmentado o aislado

 

 

CLAVES PARA FACILITAR LA TRANSFORMACIÓN DIGITAL

 

No obstante, y a pesar de las dificultades que existen, las empresas pueden ponerse en el camino hacia la citada transformación con una serie de claves:

 

  • La digitalización de los cuatro pilares

 

Tecnología, cultura, capital humano y finanzas son los pilares que sustentan nuestra economía; cuatro hitos cuya inversión en ellos en materia de digitalización permite optimizar la rentabilidad de las empresas.

 

  • Analizar el entorno

 

Es decir, llevar a cabo un exhaustivo proceso de análisis de todos los actores que intervienen en el entorno de la empresa. Una investigación que nos va a permitir tener una fotografía estratégica que determinará los cauces por las que debe discurrir la empresa, en función de sus oportunidades y sus amenazas.

 

  • Centrarse en el cliente

 

Hecho el análisis del entorno, organizar la planificación estratégica de la compañía en base a la experiencia de cliente, es clave. Como reza la frase: manda quien tiene la demanda, y en función de este consumidor se ha de amoldar cada fase de dicha planificación para dar respuesta a su demanda lo más rápido posible. No olvidemos que los clientes somos impacientes.

 

  • Apoyarse en la Innovación

 

Teniendo en cuenta el punto anterior, apoyarse en la experiencia de cliente como base para determinar la planificación estratégica de la empresa tiene un hándicap: la agilidad que demanda el mercado.

 

Esta agilidad debe traducirse en innovación en procesos, en productos y servicios, y hasta en modelos de negocio, si ello fuera necesario. En definitiva, de la mejora de la experiencia del cliente actual, con características totalmente diferentes al de hace apenas unos años, nace el design thinking, una vía de innovación construída desde abajo hacia arriba y no al revés como tradicionalmente.

 

En esta implementación de la innovación, tienen un capítulo reservado las startups, modelos empresarios que tienen mucho que decir y enseñar a las grandes corporaciones.

 

  • Contar con nuevos procesos organizativos

 

La transformación digital debe entrar en las empresas y ser capaz de favorecer un cambio en el ritmo de la innovación de los procesos organizativos. Una de las finalidades de dicho cambio de procesos es, precisamente, tratar de orientar la empresa hacia la innovación.

 

El nuevo modelo organizativo debe de tener un propósito firme, una visión clara y un propósito que aparte de incluir a los trabajadores incluya también a los clientes, ser ágil, reaccionar con rapidez a las necesidades de los clientes y sobre todo a los cambios del mercado haciendo uso de los nuevos métodos implantados por la transformación digital aplicada y por último colaborativas, es decir las decisiones ya no las toma una sola persona.

 

En definitiva, la transformación digital es un proceso complejo en el que entran en juego varios factores pero en el que van de la mano las nuevas tecnologías y los nuevos tipos de clientes. Dos elementos cuya rápida evolución está modificando el mercado, un mercado al que las empresas tienen que saber acoplarse para ganar competitividad.