post-image

La competencia, ¿Un aliado?

Lo último fecha 22 octubre 2019


La competencia puede ser la peor pesadilla para algunos, pero no tiene por qué ser así. Hay una increíble área de oportunidad en ella, porque analizar detalladamente todo lo que gira en torno al negocio puede hacer mejorar internamente a la propia empresa.

Para llevar a cabo estrategias de éxito se debe tomar decisiones clave, y para ello es importante conocer el sector y el entorno. Abordar la competencia como una ayuda es fundamental para mejorar el desarrollo de la empresa y convertirlo en una estrategia de negocio positiva.

 

¿POR QUÉ LA COMPETENCIA AYUDA A MEJORAR?

Todo negocio tiene competidores y negarlo sería un engaño. Sin embargo, las empresas competidoras pueden llegar a ser grandes aliadas; todo es cuestión de que sean analizadas y su información se use a favor. 

Tener rivalidad aporta una serie de ventajas, ya que se puede aprender de los diferentes aciertos y errores que cometen los demás, y así llevar a cabo un proceso de aprendizaje alternativo.

Además, se da la circunstancia de que puede existir la “coopetencia”, una vía de colaboración entre actores que son competencia pero que puede ser altamente beneficioso para todas las partes.

La capacidad de competir hace a todas las empresas mucho más creativas, ya que todas se esfuerzan en llevar a cabo acciones y estrategias más innovadoras para destacar. Además, en un entorno tan competitivo, o se busca la mejora constante y, por tanto, la sostenibilidad de la compañía, o de lo contrario estamos abocados al cierre.

La competencia también mejora la atención al cliente: muchas personas están esperando que se cometan errores en algún momento para hacerlo viral entre el público. De esta forma la comunicación se vuelve mucho más real y cuidada.

La innovación también es clave para seguir adelante y no quedarse estancado, así como realizar un buen análisis y estudios de mercado. Los datos se están volviendo indispensables para ser más estratégicos y tomar mejores decisiones. Un competidor no tiene que ser un dolor de cabeza, ya que puede traer beneficios económicos. La clave está en saber analizar, innovar y abrir nuevas posibilidades y mercados.

 

LA IMPORTANCIA DE ESCUCHAR A LA COMPETENCIA

La mejor forma de controlar a las demás empresas y de seguir creciendo a todos los niveles es sacarle partido a la información. Tener un control de la situación no es más que aceptar la rivalidad y captar todos los inputs que llegan. Es fundamental usar la información que está al alcance para mejorar y aportar valor diferencial a los clientes de una empresa. Si se sabe lo que funciona y lo que no, será mucho más fácil implementar estrategias efectivas.

Nunca es necesario desprestigiar a los demás ni hablar mal de sus estrategias, porque una empresa debe crear valor por sí misma y ser lo suficientemente interesante para generar contenido de relevancia. Así, la competencia únicamente debe estar allí para recordar que nadie está solo y que hay otras personas trabajando a diario para mejorar y tener un sitio en el mercado. También es importante que las empresas se anticipen y sean las primeras en realizar cambios. Se deben atender todas las señales que lleguen, y no subestimar a ningún competidor.

 

LA COMPETENCIA ES BUENA PARA TODOS

Es fundamental que las empresas sigan su camino teniendo a los competidores como un aliado a la hora de obtener información y de mejorar a todos los niveles. Además, la variedad acaba beneficiando a todos, debido a que permite que existan más productos y servicios, para que el público pueda optar por el que más encaje con sus necesidades.

También consolida el mercado y ayuda a los involucrados en el mundo empresarial a seguir esforzándose para mejorar y crear algo diferente.

En cualquier caso, hay que tener presente que la competencia puede ser un gran aliado, pues hace florecer la innovación y los cambios. Por ello, es importante estudiarla y seguirla de cerca.