post-image

Los 7 retos de la ingeniería civil

Ingeniería fecha 17 diciembre 2019


Antes de analizar los retos de la ingeniería civil en el siglo XXI, hay que entender la evolución de esta disciplina en el XX. En el último siglo se han producido avances tecnológicos que han permitido la realización de grandes obras de ingeniería.

En el ámbito constructivo, en los pasados 100 años se vivieron hitos arquitectónicos, con infraestructuras complejas. Entre ellos, el uso de materiales más resistentes y la construcción de rascacielos, autopistas, túneles con kilómetros de extensión y puentes que cruzaban enormes distancias. Innovaciones de la ingeniería civil que, sin duda, han posibilitado el desarrollo económico y social.

Innovación

Con el comienzo del milenio, llega la innovación, con nuevo software y aplicaciones para hacer realidad complejos proyectos de ingeniería, transportes, aviación y obras públicas.

No obstante, los procesos de trabajo siguen anclados en antiguas metodologías y este sector aún tiene pendiente dar ese salto tecnológico.

El alcance de la ingeniería civil

Este tipo de ingeniería incluye las infraestructuras de transportes por carretera, aeronáuticas, ferrocarril, telecomunicaciones, canalizaciones, edificaciones, energías convencionales y renovables y una larga lista de ámbitos que son claves para el desarrollo, bienestar y calidad de vida de los seres humanos.

Los 7 retos de la ingeniería civil

Después de un siglo XX en el que el hombre llegó a la Luna y la creciente facilidad del acceso a los transportes y comunicaciones hizo que el planeta pareciera mucho más pequeño, llega una nueva etapa repleta de desafíos. Estos son los siete grandes retos a los que se enfrenta la ingeniería civil.


1. Aplicación de la tecnología a la construcción

El sector de la construcción ya ha comenzado a probar nuevas técnicas, como la impresión 3D y la metodología BIM (Building Information Modeling) para la gestión integral de proyectos constructivos y la participación colaborativa. Este es solo el primer paso de un largo camino.

2. Mantenimiento y resistencia de grandes infraestructuras

Cuando la mayor parte de los países desarrollados cuentan con unas completas infraestructuras en procesos de deterioro, los ingenieros deberán centrarse en su mantenimiento. Sin olvidar a los países en desarrollo, habrá que estudiar la forma de mantener en buen estado las grandes infraestructuras de los países desarrollados.

3. Eficiencia energética de las edificaciones

Existe una conciencia creciente de la necesidad de conservar el medioambiente y frenar el cambio climático. Esto va a propiciar la aparición de toda una industria relacionada con las energías renovables y el ahorro energético. La sostenibilidad y la eficiencia de las edificaciones serán importantes desafíos.

4. Ciudades inteligentes

El Internet de las cosas (IoT), la planificación y la conectividad ya han comenzado a configurar las ciudades inteligentes. Son espacios urbanos con sistemas eléctricos de bajo consumo, energías renovables, planificación urbana y economía sostenible, combinados con unas buenas comunicaciones y facilidades de movilidad. Los ingenieros deberán implicarse en su desarrollo.

5. Seguridad en los sitios de construcción

La prevención de riesgos laborales es una preocupación que viene de lejos, pero en el siglo XXI aumentar la seguridad en los lugares de construcción será un objetivo primordial. Se logrará con la tecnología, el análisis de datos para predecir riesgos y la robótica.

6. Abastecimiento de agua

La práctica totalidad de los países del mundo tienen problemas de abastecimiento de agua o los tendrán, previsiblemente, en un futuro próximo. La demanda de un recurso tan esencial dará lugar a grandes exigencias de distribución.

7. Cambios en el desempeño profesional

Todos estos entornos cambiantes forzarán una evolución de la práctica profesional del ingeniero. Su desempeño deberá combinar la excelencia técnica, la capacidad de liderazgo y la vocación de globalidad.

 

En definitiva, el siglo XXI se ha presentado con importantes retos de la ingeniería civil, retos que han supuesto un antes y un después en la sociedad. Por eso, los profesionales de este sector deberán demostrar su capacidad de adaptación a estos y otros desafíos que surgirán en el futuro.