post-image

Cody Dock Rolling Bridge, el innovador puente que gira

Ingeniería fecha 04 enero 2020


El Cody Dock Rolling Bridge es una innovadora propuesta de obra de ingeniería civil que, a buen seguro, pasará a engrosar la lista de los puentes más asombrosos del mundo.

Tal y como ya hiciéramos hablando del puente Nelson Mandela de El Prat, la ingeniería está orientada a dar solución a algunos problemas. En este sentido, uno de los iconos de la ingeniería es la construcción de puentes, claves para salvar obstáculos y favorecer las relaciones toda vez que aúnan belleza y utilidad. 

 

El Cody Dock Rolling es uno de los más claros ejemplos de lo mencionado anteriormente. Con el beneplácito de muchos ámbitos de la sociedad londinense, tanto del sector público como del privado, esta iniciativa de PUP Architects cuenta con el talento del diseñador de arquitectura Thomas Randall-Page, que ha ideado el citado puente.

UNA ORIGINAL OBRA DE INGENIERÍA CIVIL

La peculiaridad de este puente es que rodará sobre sí mismo para dejar paso a las embarcaciones que naveguen por el río Lea, a su paso por el muelle victoriano de esta parte del este de Londres.

Además, el levantamiento de esta estructura rodante de acero, que será cuadrada y de bordes redondeados, podrá hacerse de manera manual, valiéndose de unos contrapesos.

Con esta idea se busca reavivar la zona y aumentar el número de amarres. Además, se la dotará de espacios comunes para el disfrute de la población, con la creación del Parque Lea River, para unir Canning Town con más de 40 kilómetros de senderos a lo largo del Valle de Lea.

UN PROYECTO COLABORATIVO

Otra de las características que hace destacar a este proyecto arquitectónico es su naturaleza colaborativa. Se espera recaudar el total de su coste con las aportaciones de donantes. La cifra para la construcción y la organización de un acto de inauguración asciende a 196 861 libras, es decir, unos 234 007 euros.

Como pequeña recompensa o contraprestación, cada donante disfrutará de su nombre grabado en metal en una parte del conjunto arquitectónico. De esta forma, el vínculo establecido entre los participantes en la recaudación de fondos colectiva y esta nueva zona quedará plasmado allí para siempre.

Además, la iniciativa cuenta con el apoyo de más de 7000 voluntarios y residentes locales, centros educativos, comercios y negocios de la zona, dado el impulso dinamizador que supondrá para toda esa área de la ciudad británica.

De esta forma, Cody Dock, un próspero centro comunitario y creativo en Newham, volverá a ver pasar a los barcos, algo que no ocurría desde hace más de 50 años.

Esta primicia arquitectónica entronca con los fuertes vínculos históricos que tiene esta zona de Londres con el diseño industrial eduardiano y con la producción local de hierro.

LA PARTICIPACIÓN DE LA COMUNIDAD

El entusiasmo que ha generado este proyecto para la población de la zona radica en la posibilidad que ven muchos ciudadanos de participar de manera activa en la regeneración de la zona y en la actividad del río Lea.

El proyecto incluye las siguientes acciones:

 

  • Construcción de un puente peatonal.
  • Placa conmemorativa con los nombres de los donantes grabados.
  • Puesta en uso del parque Lea River, con acceso público sin restricciones.


Por otro lado, el capítulo de gastos incluye numerosas partidas, como la construcción y la gestión del proyecto, el alquiler de grúas y otros aparatos, el pago a los arquitectos, estudios, etc.

CONSIDERACIONES MEDIOAMBIENTALES

La idea de este proyecto también va en la línea de las políticas medioambientales que están introduciendo de manera transversal en ámbitos de actuación muchas grandes ciudades del mundo.

La razón es que se ha pensado en todo momento en la sostenibilidad y la conservación del río y del entorno natural que lo rodea.

La regeneración de Cody Dock busca la participación y el compromiso con las comunidades de ciudadanos concienciados con la necesidad de crear ciudades más sostenibles, con:

 

  • Espacios comunes.
  • Soluciones arquitectónicas creativas.
  • Centros urbanos amigables para los peatones.

 

Por todo ello, Cody Dock Rolling Bridge no solo estará entre los puentes asombrosos de Londres, sino que será un hito en la ingeniería civil sostenible.