post-image

La transformación digital de las farmacias.

Lo último fecha 24 noviembre 2020


En un entorno en el que la mayoría de sectores están trabajando en la transformación digital, las farmacias no pueden ser menos. El sector de la farmacia se encuentra en un proceso de digitalización clave, pero se ha topado con una barrera que está ralentizando dicho proceso, el marco regulatorio especial en el que se encuentra este sector.

 

Como cada organización es distinta, cada oficina de farmacia también lo es. Por esa razón, en lo referente a la digitalización, cada oficina debe de hacer frente a unos problemas y retos particulares. Pero, a pesar de las características individuales, existen ciertos rasgos similares en los que todas deben de trabajar.

 

 

Reflexiones previas a la transformación digital

 

La digitalización aporta innumerables beneficios como la posibilidad de mejorar la productividad o de entrar en nuevos canales de venta, pero, si estas oportunidades no están claramente definidas en la farmacia, ni correctamente implantadas, los resultados no serán los esperados.

 

Es por ello que, antes de comenzar el camino hacia la transformación digital, la farmacia debe de reflexionar y trabajar en los siguientes aspectos:

 

Conciencia sobre el punto de partida y objetivos. Previamente al inicio del proceso de cambio, la farmacia debe de hacer un análisis preliminar sobre la tecnología disponible, procesos actuales, sistemas de gestión con el consumidor y conocimiento del personal, entre otros.

 

Objetivos alineados con la visión de la farmacia. Un proceso de transformación digital no puede ver porque la farmacia de al lado lo está haciendo o porque está de moda. Si no por la detección de ciertas exigencias por parte de mercado y, teniendo en todo momento, una visión clara de lo que se quiere que sea la farmacia a medio plazo.

 

Procesos correctamente definidos para una buena gestión. La tecnología tampoco debe de incorporarse porque si, ni toda de golpe. La farmacia deberá de analizar los procesos internos de gestión con el fin de detectar puntos de mejora y, entonces, buscar tecnología acorde a las necesidades detectadas. Una vez incorporada la tecnología el proceso no acaba, la oficina deberá de empezar a trabajar con nuevas metodologías y procesos con el fin de sacar el máximo partido a las herramientas introducidas en la gestión diaria.

 

Empleados formados e implicados en el proceso. Los trabajadores deben de participar en el proceso de transformación digital, ser conocedores y estar comprometidos con los cambios que se van a realizar.

 

El equipo humano será quien hará que la transformación digital tenga o no éxito. Por esa razón, una buena comunicación e implicación ayudará a conseguir los objetivos marcados.

 

Una vez reflexionados los puntos anteriores, la empresa deberá de elaborar un plan de acción a realizar a corto y medio plazo en base al contexto, situación interna de la farmacia, los tiempos y recursos a que se quieran destinar.

 

 

Beneficios de la digitalización en la farmacia

 

Como se ha mencionado anteriormente, muchos son los beneficios que la digitalización puede llegar a aportar al sector de las farmacias. Estos beneficios dependerán de la situación de la farmacia, objetivos marcados y recursos invertidos.

 

Entre los resultados más comunes se encuentran una mejora de la productividad debido a la optimización de procesos; un mayor compromiso con el consumidor y mejor atención al cliente y la apertura a nuevos canales de ventas y vías de ingresos a través de un marketplace o tienda online.

 

Con todo esto, podemos afirmar que la digitalización ya no es una opción para las farmacias. Estas deben de encontrar las fórmulas más adecuadas para su negocio con el fin de evolucionar sus modelos y aportar a los consumidores lo que están buscando en todo momento.