post-image

El salario emocional: cada vez más importante en los recursos humanos.

Lo último fecha 04 August 2020


Si la remuneración económica se encarga de poner el plato en la mesa, el salario emocional tiene la importante tarea de alimentar la satisfacción del trabajador. Un alimento cada día más necesario y valorado para potenciar y retener el talento.

 

 

Qué es el salario emocional

 

La remuneración emocional es toda aquella recompensa no dineraria que recibe el trabajador a cambio de la prestación de su trabajo. Aunque es un término ampliamente empleado ya en el siglo XX, su perfil más preciso comienza a trazarse a raíz de la última crisis económica, desde el 2009, momento en el que se empiezan a revisar los modelos de negocio y poner en valor aspectos que hasta entonces habían tenido poco peso específico.

 

 

Qué comprende el salario emocional en los RRHH

 

Aunque en un principio se engloban dentro de este concepto todo tipo de remuneraciones no dinerarias, la tendencia real en RRHH es la de recoger en esta categoría solo aquellas que no pueden traducirse en dinero. De esta forma, lo que se conoce como pagos en especie no tiene la misma consideración, valoración o tratamiento.

 

Quedarían, por tanto, dentro de este concepto aquellos beneficios intangibles que son percibidos en su conjunto por el trabajador como de gran valor personal, reforzando sus sensaciones de satisfacción. Esto se refiere a todas aquellas medidas establecidas como recompensa y orientadas a fomentar sensaciones como las siguientes:

 

  • Estabilidad, pertenencia al grupo.
  • Valoración personal.
  • Identificación entre los propósitos personales y los de la organización.
  • Posibilidades de proyección profesional.
  • Autonomía y libertad.
  • Disfrute con la actividad, comodidad en la prestación del trabajo.
  • Desarrollo de la creatividad.

 

 

Efectos en el trabajador e importancia para los RRHH

 

Desde el punto de vista de la gestión de los recursos humanos, tener a los trabajadores con un alto nivel de satisfacción incide directamente en la fidelización de los mismos, su identificación con los valores de la empresa y la retención del talento. Esta satisfacción se traduce en beneficios directos para la empresa que son fácilmente apreciables y cuantificables.

 

El trabajador se siente cómodo y valorado. Se encuentra en una empresa que le escucha, en la que le es fácil trabajar y conciliar su vida familiar con la profesional, rodeado de compañeros afines y con buenas posibilidades de proyección. Todo esto se traduce en felicidad, optimismo y una plena predisposición a realizar su trabajo de una forma proactiva y eficaz.

Según pone de manifiesto la prestigiosa compañía de encuestas y análisis de opinión Gallup, esta afinidad entre organización y trabajadores, contando con un buen paquete de salario emocional, repercute drásticamente en los resultados de la empresa. De sus sondeos se desprenden las siguientes conclusiones:

 

  • Los beneficios se incrementan hasta en un 21 %.
  • La productividad crece en un 17 %.
  • Las ventas experimentan un alza del 20 %.
  • El absentismo laboral se reduce en un 41 %.

 

 

La máxima motivación en el foco de los recursos humanos

 

El gran motor de todos estos incrementos es la motivación. Las contraprestaciones económicas tienen una capacidad limitada sobre la misma. El sueldo es algo pactado y los incrementos por objetivos pueden ser considerados en algunos casos inalcanzables o no merecer al trabajador el esfuerzo necesario para conseguirlos. Sin embargo, el salario emocional está exento de estos procesos racionales y se encamina simplemente a producir felicidad, incidiendo directamente en la inteligencia emocional del trabajador que, en definitiva, es la encargada de tomar el 90 % de las decisiones.

 

Facilitar la conciliación con la vida familiar, un espacio de trabajo agradable y con buen ambiente, la flexibilidad horaria o las posibilidades de autogestión y teletrabajo, crean sensaciones en el trabajador que le llevan a valorar la organización de forma inapreciable. Es este salario emocional el que le motiva, impulsándole a brindar a la empresa lo mejor que tiene.