post-image

La construcción en madera: ¿cuál es su durabilidad?

Lo último fecha 04 August 2020


En tiempos de nuevas tecnologías, big data y conectividad, conceptos como el de la construcción en madera pueden parecer obsoletos. Sin embargo, resulta un material sostenible, confortable y estético. Hoy en día, la madera está en alza como elemento constructivo. De hecho, es muy deseado por los arquitectos dado su versatilidad y sus numerosas posibilidades.

 

 

Uso de la madera en arquitectura y construcción

 

La arquitectura en madera se plantea como una solución para la crisis de vivienda que sufren muchas ciudades del mundo, ya que proporciona una respuesta barata, ecológica y sostenible a este problema. Ya sea del tipo noble, duro, blando o artificial, hay numerosos espacios de una casa o elementos arquitectónicos que pueden ser elaborados con este material. En este sentido, es posible encontrar viviendas completas realizadas con madera.

 

Las edificaciones de madera vienen realizándose desde el Neolítico, e incluso antes. Con el paso de los siglos, la complejidad de las estructuras arquitectónicas ha ido en aumento, pero este elemento natural ha seguido desempeñando un papel fundamental en la arquitectura y la construcción que llega hasta el presente. En la actualidad, las crecientes preocupaciones respecto al cambio climático y las emisiones de carbono han provocado una nueva mirada a la madera como material de construcción con una gran proyección de futuro. Solo hay una condición importante: que se use de forma planificada, sostenible y respetuosa con el medio ambiente.

 

 

La durabilidad de la construcción con madera y sus variables

 

Una construcción en madera bien diseñada resulta enormemente duradera. Existen ejemplos de edificios levantados con este material que han perdurado durante casi 1.000 años prácticamente intactos. Las variables que influyen en la longevidad de la madera son varias.

 

  • Su uso constructivo adecuado respecto al tipo, calidad y colocación del material en un edificio.
  • Un mantenimiento que evite la humedad, la descomposición o el ataque de plagas de algún tipo, como las termitas.
  • El tipo de cobertura protectora ya sea de pintura, cera o alguna clase de laca.
  • También influyen las horas de sol que debe soportar al día, lo que determina la protección que se le debe aplicar.

 

Por otro lado, aunque se puede llegar a pensar lo contrario, las edificaciones realizadas en madera no arden con facilidad. En este sentido, el hormigón sometido a altas temperaturas puede llegar a explotar, pero la madera, si es lo suficientemente gruesa, produce una capa autoprotectora y el fuego tarda bastante tiempo en consumirla.

 

 

Ventajas de la arquitectura de madera

 

Cabe destacar que ofrece un alto nivel de comodidad, aislamiento, durabilidad y accesibilidad en términos económicos. Además, este material es fuerte, adaptable y limpio. Esas características le han dado un nuevo impulso en el ámbito arquitectónico y constructivo, algo lógico debido a sus múltiples ventajas. Entre ellas, destacan las siguientes:

 

  • Su uso planificado es sostenible y ecológico.
  • Contribuye a un proceso de construcción rápido y con menos ruidos que cuando se usan materiales de otros tipos.
  • Es un elemento de poco peso, lo que facilita su transporte y manejo.
  • Gran dureza y resistencia.
  • Ofrece soluciones estéticas, integración con el entorno y numerosas posibilidades de diseño.
  • Posee una enorme capacidad aislante.
  • Se trata de un material económico y fácil de mantener.

 

Hay expertos que incluso defienden los beneficios emocionales de estas construcciones. No hay investigaciones concluyentes sobre ello, pero se cree que los edificios de madera hacen sentirse mejor a la gente, reducen el estrés y la frecuencia cardíaca y aumentan la sensación de bienestar. Incluso se piensa que puede aumentar la velocidad de recuperación de enfermos hospitalizados.

 

En conclusión, la construcción en madera es una alternativa ecológica, económica y muy duradera. Y el retorno a ella no deja de obedecer a una lógica muy vinculada a los problemas del mundo actual que no pueden obviarse por parte de las empresas del sector.