post-image

Los paneles fotovoltaicos de doble cara: el camino hacia una energía solar más eficiente

Lo último fecha 04 August 2020


Los paneles fotovoltaicos doble cara han comenzado a utilizarse con excelentes resultados. Podrían impulsar el sector de la energía solar y dotarlo de una mayor productividad; además, sus aplicaciones y posibilidades son variadas y rentables.

 

La fotovoltaica de doble cara o tecnología fotovoltaica bifacial aporta numerosas ventajas y supone una gran innovación en el ámbito de las energías renovables. Pero, ¿qué son exactamente estos paneles y cuáles son sus ventajas?

 

 

Qué son los paneles fotovoltaicos de doble cara

 

La particularidad de este tipo de paneles viene marcada por su capacidad para producir energía utilizando sus dos caras. Entre las diferencias con los paneles convencionales están las siguientes:

 

  • Los paneles tradicionales solo recogen los rayos solares por uno de sus lados.
  • Los módulos de una cara suelen instalarse en un plano inclinado. Este tiene que ver, principalmente, con la latitud de su ubicación.
  • Los módulos bifaciales pueden instalarse también verticalmente, para aumentar la producción de energía en algunas horas del día. Algo que tiene que ver con la situación del sol.

 

De esta forma, los paneles fotovoltaicos que usan las dos caras pueden combinar la inclinación y la orientación para adaptarse a las condiciones ambientales y aumentar la producción energética. Además, pueden adaptarse a los perfiles y modelos de consumo de electricidad de quien los usa, ya sean ciudadanos particulares en sus domicilios, empresas o industrias.

 

Para conseguir una mayor rentabilidad, utilizan dos diferentes tipos de tecnología para recibir una mayor cantidad de radiación solar. Por un lado, están los rastreadores de un solo eje, que permiten la inclinación de los paneles de este a oeste durante las horas de luz. Y, por otra parte, están los rastreadores de doble eje, que adaptan el panel a la elevación del sol en cada época del año.

 

La tecnología de un solo eje es la que permite aumentar la producción en un 20 % con respecto a los paneles convencionales. Mientras, la de doble eje optimiza aún más la eficacia, pero supone un costo bastante mayor que, a veces, reduce demasiado la rentabilidad.

 

 

Ventajas de la energía fotovoltaica de doble cara

 

Las ventajas de este tipo de placas o paneles radican en las posibilidades de optimizar la producción de energía. Con ellas se puede conseguir una mayor cantidad de energía eléctrica, con una menor inversión en tecnología y en instalaciones. Así, una planta productora podría ocupar un terreno pequeño y producir más si se usa esta tecnología en lugar que la de placas de una sola cara.

 

La inversión económica también se puede reducir, al tiempo que se aumenta la rentabilidad, con un promedio de entre un 20 % y un 35 % más de electricidad y un coste un 16% menor en relación con los paneles tradicionales. Además, estos paneles pueden ser utilizados en áreas del mundo con muy diferentes niveles de radiación. A ello se une una larga vida útil, que se estima en unos 30 años. Igualmente, su gran rendimiento es otra de sus ventajas, incluso cuando se dan unas condiciones climatológicas y meteorológicas adversas y extremas.

 

Se pueden instalar tanto en hogares particulares como en edificios sostenibles y todo tipo de empresas. De hecho, hay ejemplos de su buen funcionamiento en algunas viviendas, edificaciones de vanguardia, en infraestructuras de transporte y utilizados como recursos arquitectónicos.

 

Por todo ello, los paneles fotovoltaicos de doble cara podrían ser la norma en un futuro muy próximo, al hablar de energías renovables. En un sector que experimentará un enorme crecimiento en los próximos años, la fotovoltaica de doble cara es una de las tecnologías más prometedoras. En este contexto el mundo empresarial ha de mantenerse atento al desarrollo de unos acontecimientos, en cuanto al volumen y precio de la producción energética, a los que habrá que reaccionar con mucha rapidez.