post-image

Tecnología en la salud: ejemplos más destacados.

Lo último fecha 17 November 2020


La tecnología y la salud a menudo van de la mano. Las diferentes innovaciones traen mejoras sustanciales en la calidad de vida de las personas, ya sea una forma más rápida de crear vacunas o nuevas formas de prevenir enfermedades. Es crucial invertir en estos desarrollos, y por ello en esta entrada se mostrarán algunos ejemplos.

 

 

Innovación en medicina: la tecnología más destacada

 

Por suerte para la población mundial, la innovación en medicina no cesa. Además, el sector se beneficia de los avances en otros ámbitos, como es el caso del uso del big data para poder predecir el desarrollo de una enfermedad en un grupo de pacientes concreto. También se podrían crear, por ejemplo, terapias personalizadas y aumentar las probabilidades de supervivencia frente a determinadas enfermedades graves. A continuación, se ilustran algunos casos relevantes surgidos en los últimos años.

 

 

Impresión 3D para desarrollar prótesis

 

Esta tecnología tiene diversas aplicaciones, aunque aún tiene margen para crecer y mejorar. Un buen ejemplo es la creación de casas impresas con esta técnica. No obstante, también es posible, en el ámbito sanitario, diseñar prótesis para reponer miembros perdidos. El beneficio más significativo es el abaratamiento de su producción, ya que no son necesarios materiales caros y pueden fabricarse a una escala mayor.

 

Por otro lado, cabe destacar que el empleo de materiales biológicos compatibles con tejidos humanos complementa esta tecnología. De hecho, ya es posible replicar piel, vasos sanguíneos o tejido conectivo. Y, quizá, con el tiempo se llegue a la impresión de órganos, lo que representaría un salto de gigante en la industria médica.

 

 

Prendas inteligentes en la industria médica

 

La ropa inteligente puede ayudar a cuidar de la salud de las personas. La clave para superar determinadas enfermedades y eventos, como un cáncer o un infarto, es la anticipación. Y en ese sentido, este tipo de ropa es capaz de monitorizar diferentes parámetros corporales, lo que permite una mayor precisión en los análisis de los profesionales. Por ejemplo, con una sencilla pulsera se controla el pulso y la presión sanguínea. De esta forma es posible medir los niveles de estrés y facilitar la toma de medidas frente a la ansiedad. Asimismo, esta podría dar la alarma antes de que se produjera un infarto nocturno.

 

 

La optogenética

 

Las enfermedades neurodegenerativas, como el alzhéimer, reducen la calidad de vida de los ancianos y empeoran el estado emocional de sus familiares. En este aspecto, la optogenética es una técnica que fomenta el crecimiento de nuevas conexiones neuronales. Esto conseguiría mitigar los estragos de esta clase de enfermedades y recuperar unas condiciones de vida aceptables.

 

 

Chips comestibles

 

Este avance está orientado tanto a analizar el interior del cuerpo humano como a liberar medicamentos. Es una técnica no invasiva y que tampoco incomoda al paciente: el chip va envuelto en una cápsula que impide que sufra daños una vez llegue al estómago. Tras alcanzar su destino, la cápsula se abrirá y llevará a cabo las funciones que tenga programadas.

 

Junto a esto, también existe otra serie de aplicaciones interesantes. Es el caso de parches que pueden controlar las constantes vitales de un feto, o sensores para detectar faltas de nutrientes. Los datos que aporten serán fundamentales para que los expertos en medicina tomen las decisiones adecuadas en cada momento. Así, la salud de la población mejorará y será posible conocer en profundidad los hábitos diarios para crear tratamientos mucho más eficaces.

 

Podría concluirse que la tecnología de la salud ofrece perspectivas muy esperanzadoras. El conocimiento humano parece no tener límites, y permite poner contra las cuerdas a enfermedades tan complejas como el alzhéimer. Si bien aún quedan unos años para ver los resultados de estas aplicaciones, ya ofrecen buenas perspectivas. La calidad de vida aumentará, y la salud podrá controlarse en casi cualquier aspecto.